estocolmo.se
alfa menu
Estocolmo | Música
Publicada: 2012-09-25

Las Reinetas, cuecas bravas en Estocolmo



Por Irene Alvear *

La cueca brava, chora o urbana quedó relegada al mundo de los bares, los prostíbulos, los conventillos, donde se nutrió de otras influencias melódicas (jazz, boleros, tangos) y se bailaba sin muchas reglas (y sin necesidad de disfrazarse). La cueca brava es una verdadera crónica urbana que cuenta las vivencias de la gente de la ciudad: amores, crímenes, trabajos, etc.




Relacionadas Estocolmo


Teatro chileno en Estocolmo

Amenaza submarina, en el archipiélago de Estocolmo

Festival de todas las Artes y la Constitución.

Premio Nobel de Literatura 2014

Premio Nobel de la Paz 2014


De Estocolmo somos las tres
Amigas bien aguerrías
Nos gusta la buena vida
La música y sus colores
Con estos labios cantores
Venimos a entonar cuecas
No somos gallinas cluecas
Sino del mar Las Reinetas
Que traen bajo la aleta
Canciones pa’los que pecan


Rosita Machuca (pandero y voz), Pilar Sanhueza (guitarra y voz) e Irene Alvear (guitarra y voz) son Las Reinetas, un grupo de cuecas bravas en Estocolmo. Las acompaña Rodrigo Hernández, el pejerrey, en batería, tañador y cajón.

La genial idea de formar un grupo de cuecas bravas solo de mujeres nació de Rosita, quien observó como este estilo de hacer cuecas estaba reviviendo en Chile. Luego lo compartió con Pilar, y cuando estuvo una temporada en Chile, participó en un taller (La Chingana, en Valparaíso) donde aprendió a tocar el pandero y fue parte del movimiento cuequero. A su regreso a Suecia, juntas con Pilar consolidaron la idea e invitaron a Irene, la tercera integrante. El grupo comenzó su trabajo en mayo de 2012.

Nos gusta la cueca brava
Porque es alegre y potente
La baila toda la gente
Sin disfraces y sin trabas
Mi abuelo también bailaba
Esta melodía urbana
En los bares, la chingana
Con las niñas y los rotos
Todos bailan con bototos
De la noche a la mañana


La cueca es un ritmo alegre y enérgico; está en la esencia de la “chilenidad”, pero sin chauvinismos, sino que simplemente es un ritmo que ha acompañado el surgir de la nación chilena desde sus orígenes. Sin embargo, a mediados del siglo pasado comenzó a “oficializarse” un único tipo de cueca, que es la cueca campesina: esa que todos conocemos, donde las mujeres se visten de “chinas” y los hombres de “huaso” (o de “huasos de salón”) con un esquema muy rígido, sobre todo en el baile. La cueca brava, chora o urbana (el mismo nombre para la “otra cueca”) quedó relegada al mundo de los bares, los prostíbulos, los conventillos, donde se nutrió de otras influencias melódicas (jazz, boleros, tangos) y se bailaba sin muchas reglas (y sin necesidad de disfrazarse). En términos de la temática, la cueca brava es una verdadera crónica urbana que cuenta las vivencias de la gente de la ciudad: amores, crímenes, trabajos, etc.

Elegimos hacer cuecas bravas precisamente por eso: porque es auténtica y viva. Aprender este arte se ha convertido en una verdadera pasión para nosotras. Desde que comenzamos, estamos escuchando y buscando nuevos temas, leyendo sobre su historia, escribiendo décimas, buscando introducciones interesantes…en fin, aprendiendo y creando, que es nuestro objetivo.

También nos planteamos difundir lo más posible este estilo. Queremos que la gente lo conozca, porque aparte del nombre, muchos no saben de qué se trata. En nuestras presentaciones, buscamos poner a la cueca en escena, en primer lugar vistiéndonos de un modo especial para cantarla; también, hacemos décimas o cuartetas para presentar cada tema y a los músicos que nos han acompañado. Queremos contagiar la alegría y la energía que nos da, y en última instancia, nuestros objetivo es crear cuecas que hablen de nuestra propia experiencia como mujeres emigrantes, que es la vivencia de tantas que han tenido que salir de su país por diversos motivos y enfrentar nuevas realidades.

(*Irene Alvear (guitarra y voz) es integrante de Las Reinetas
 

Ultimas Noticias
 
Contacto: redaccion@estocolmo.se © Copyright Estocolmo.se 2003 - Editor Responsable: ADFLA-DIG
Las opi1niones contenidas en este sitio son de la exclusiva responsabilidad de sus autores.