Estocolmo.se
Miedo.


Estocolmo | Crónicas urbanas
Publicada:2014-02-25
Por Alejandro Fischer Alquinta*

Quizás lo que voy a contar, sea interpretado de acuerdo con la memoria; puede sonar pasajero, simple o quizás le ponga mucho...





Cinco veces en mi vida, hasta ahora, he sentido miedo, cinco miedos diferentes...: Sentir los cabellos erizados, náuseas, lagrimas que se arrancan solas, “chucha” y brincos, una inseguridad terrible, mordiscos en la guata, frio, calor, una soledad inmensamente oscura ...no es bonito.

Miedo uno:
Yo era cabro joven, cuando presencie la matanza de los mineros en El salvador... los obreros acribillados saltaban en el suelo, tiritaban, un médico lloraba en medio de metrallas, gritando por favor, que parara la matanza...El paisaje no era como yo creía...Yo, Hopalong Kassidy, mi primo Jorge que vive en Australia, Roy Rogers, “con pistola e palo” matábamos Indios como “malo de la cabeza”... no era igual...Anduve más de un mes sin hablar... solamente le hablaba a los damascos.

Miedo dos:
Yo era un niño o una astilla de caña en día jueves, esperando atormentado que abrieran las compuertas de agua, y la corriente liquida, impetuosa, me arrasara por las acequias de la chimba, alimentando choclos cebollas, uvas y papas...Así esperaba con mi miedo lacerante, el momento de mi hermanita Juitas, partiera a estudiar a los Estados Unidas, a la cueva del Imperio...

! puta la soledad pá grande!
Miedo tres:
El profesor de Artes Plasticas estaba enfermo, teníamos dos horas libres... algunos de mis compañeros se fueron a jugar “básquet”, otros a chutear al arco, unos pocos, creo que dos, se quedaron en la sala a estudiar; yo y tres mas, nos arrancamos del Seminario y nos fuimos en auto a comer cachitos y tomar plátano con leche en la Pompaduor; salón de té y pastelería, muy de moda en La Serena. Uno de nosotros empezo a dudar de la hazaña...

“ que nos van a pillar, mejor vámonos”,” ándate vo si queri”-le dijimos; cuando se va a parar para irse, entra al Salón, el “Cura Visigalli”. Los que son seminaristas del Conciliar de La Serena, en esos tiempos, saben lo que eso significa...

No nos dijo nada, miro otras mesas, en la que estaban alumnas del “Sagrado corazón de don Jecho”... había entrado a lavarse las manos manchadas de aceite y grasa, se le había salido la cadena a su motocicleta.

No sé cómo llegamos al seminario. Al menos yo, sentía unas náuseas terribles, miedo; no miedo al Cura, sino miedo al cariño, al amor y respeto que sentía hacia él, pensaba que lo había traicionado.

Aún faltaban dos horas, para terminar la primera jornada.

Tocaron la campana, nos formamos ante la puerta de la sala de clase, mis piernas tiritaban de vergüenza, el patio lleno de alumnos... de primero a sextas humanidades. El padre Pietro Visigalli, se pasea por el frente, su figura se agigantaba, hace señas al curso para que entre a la sala de clase y entramos, nada más...

Nos salvamos...
En la jornada de la tarde... estando todo el seminario otra vez formado, con profesores y todo; grita el Cura...Fischer y tres mas, a la oficina... se me quito el miedo infernal; en su oficina “tronco incline y la varilla silbo los aires”.

Desde ahí, me como el plátano solo y la leche aparte...
Miedo cuatro:
Nos hacíamos llamar “Taller Chile”... teníamos que cantar en la Universidad de Cuyo, Mendoza; un amigo, que trabajaba en una playa de estacionamiento, de puro choro, saco un auto y nos llevo a la Universidad. Al regresar, “el saco e pera” metió medio auto en una acequia, Mendoza esta plagada de acequias, entre todos levantamos el auto, otro se lo llevó, no Papin Jara... Yo y el Tolín nos fuimos caminando, no caminamos ni una cuadra, cuando policias de la federal, nos rodean en posición de combate...manos a la muralla, golpes en los tobillos, sacaron las guitarras de las fundas, miraban sus interiores... nos subieron a un jeep y al palacio de justicia llegamos.

Al otro día, llaman al Tolín, le sacaron cresta y media...”mamita linda” decía... lo devolvieron a la celda, como pude y por experiencia, lo ayude a relajarse... lloraba en silencio... ese silencio mudo, me trajo los recuerdos y sentí una enorme pena por mi amigo... no tenía idea lo que era ser golpeado por milicos...él creía que era una aventura romántica, mística, andar arrancando.

Cuando me llamaron a mí... un milico joven como yo, me dijo...”esto me gusta a mí... chilenitos robando auto con guitarra”, me pego de puro “picao” porque me dio mucha risa lo que dijo...

Estos cuatro miedos que identificaron mi vida, que le dieron venganza, motivos, anhelos para continuar; no significan nada con mi quinto miedo.

Miedo cinco:
Un miedo muy complicado, muy cobarde, insolente, arrogante, personalista, ciego, ignorante, oportunista, chovinista, analfabeto, chueco y cómplice de los sepultureros.

Viaje como todos viajan, viviendo; aunque la inmensa mayoría ha sobrevivido ciega y analfabeta, ciega e insolente, tengo miedo de los que no quieren ver ni leer... arrogantes, ignorantes.. que se transforman por oportunistas, en cómplices de los sepultureros.
Achicando la historia pero no la memoria... dos generaciones antes que la mía, una después, saben cuánto le costo nacer y vivir a la Unidad Popular y cuanto le costo morir.

Algunos años antes del triunfo de Salvador Allende, el obrero transformador sindicalizado, agitador, consecuente, era más o menos conocedor de su misión social y en una de esas, sabedores del imperio, tambien de su muerte.

Mientras no hubiera una fuerza social de tal magnitud, con la cual el riquerio tendría que bajar el moño, la lucha por el socialismo era un suicidio, mejor dicho una “ruleta rusa”...y no quiero decir socialismo, seria mejor decir la lucha por el pan, sin vender el alma humillada. Pero... si esa fuerza no está, que vamos a hacer; tendremos que construir esa fuerza... las contradicciones no las para nadie, mientras exista el silabario de la “lucha de clases”, existirá el educando.

El triunfo de la Unidad Popular lo cambio todo... no solo cambio dentro de mi paisito, sino en el mundo entero... era posible un camino al socialismo sin olor a pólvora, sin velorios...

Los milicos fascistas, el riquerio nacional, los imbéciles ignorantes y desclasados, el Imperio, Nixon, Kissinger temieron lo peor; todos con diferentes intereses, pero con un solo denominador común... no perder nada, mantener a sangre y fuego sus privilegios.

Privilegios que se obtienen gracias a las ganancias de la explotación de los medios de producción, utilizando fuerza barata, en la práctica fuerza esclava y sin derechos.

¡ Chemimare ¡... hablar de la Moneda en llamas, de los crímenes, torturas, degollados, exilio, desaparecimientos...Llorar los vejámenes inmorales a la mujer, al hombre; familias completamente destruidas, una patria avasallada, una patria oscurecida, buena para la talla para no morirse triste...Los valores, la misericordia, la empatía, los principios, los porotos, el mañana...

¡SON MEMORIAS Y SENTIDOS QUE VALEN HONGO!
El año 1973 mando a la chuña, los sueños de varios países del Sur de América y del mundo...Cuba, morena indomita, quedo más sola que pan que no se vende...Cuarenta años les costo a la conciencia del vivir, ser de otra manera...

Si uno mira al Sur de ahora, la geografía es totalmente diferente... esa nueva geografiá, de esperanza, tiene gestor heroico...:
¡Venezuela Bolivariana!
Venezuela es diferente a Cuba...La Cuba de Martí, de Fidel, de Camilo tiene otros caminos, validos también en relación con la historia y el reloj...

Venezuela tiene petroleo, Chile tiene cobre... dos elementos indispensables para poder vivir en este mundo requete desarrollado, de armas para desbastar.

Venezuela es la puerta, es el trabajador que acaricia su propio medio de producción... caricias que alcanza para su pueblo y para ayudar a medio mundo... y la quieren matar...dárselas al Imperio... quieren matar de nuevo a Salvador Allende, a Marta Ugarte, a Víctor Jara... quieren degollar, quemar.

Quieren a la mujer para vejarla bestial...
Lo que pasa en Venezuela, es una escala ofensiva de los malditos, es una Ucrania, un Siria, un Irak, Afganistán, el África entera de Mandela...El Imperio quiere ser omnipotente...Suecia, nuestro país alquilado, es cómplice de los sepultureros, Europa, otro cómplice hipocrita, que espera los barriles de crudo.

Los que no salimos a las calles, con banderas, unidos, entendiendo...Cómplices de los sepultureros, también somos.

Tengo miedo, mucho miedo... es un miedo individual, se está transformando en “miedo parió”... miedo al Imperio no le tengo, ha sido y será mi enemigo toda la vida, sé cómo duele su existencia...

Le tengo miedo a la inconciencia, a los que se hacen los tontos y no dicen nada, a los hipócritas, mentirosos y oportunistas; nunca, en nuestro sur, aparte de Cuba, ha existido un pueblo tan solidario como Venezuela Chavista, ahora Maduro, tan derecho, tan amplio, tanto socialismo siglo 21...

”Para que nunca más”, decían y dicen... aparece el fascismo, con otra firma y cara... y se les olvida el horror que engendra el Imperio...

Tengo miedo... años atrás conocí a Rubén Blades con sus “desaparecidos y el cura Andres”... ahora lo veo, dándole la mano al hijo de la bestia...

¡ No quiero ser cómplice de los sepultureros!
Muchas gracias.
Alejandro Fischer Alquinta.
2014-02-25


Comparte


Email Facebook Twitter Addthis Gmail Print Google Translate

Noticias relacionadas de Estocolmo

✅ TEATRO : DANSGRUPP RUTA DE LA MEMORIA
✅ Arranco por los techos.
✅ La cuestión esta dispareja.
✅ CENA BAILABLE AERCHI-SUECIA
✅ LAS ENFERMEDADES DE LA TERCERA EDAD

Anuncio google
estocolmo_agenda
Actividad
Actividad

Ultimas Noticias

Edelstam
Gallery
Gallery
Gallery
logo Nobel
logo Nobel