Extinguir la esperanza
Grecia | Política

Extinguir la esperanza


Por Agencias
Publicada:2015-07-01

"Este no es un plan para deshacerse de Grecia, lo que quieren es deshacerse de Tsipras: extinguir la esperanza y las expectativas que nuestro gobierno.




Es la historia de una deuda llena de términos como cesación de pagos (default) y asistencia de emergencia (bailout) que además ha tenido como protagonistas destacados a ministros de finanzas e instituciones financieras.

Pero las razones detrás del fracaso de las conversaciones entre el gobierno de Grecia y sus acreedores –que algunos creen puede terminar forzando la salida griega de la moenda única, el euro, y de la misma Unión Europea– tal vez se entiendan mejor leyendo la sección de política antes que la de economía.

Es ahí donde se puede tener una idea más clara de las consecuencias de la sorpresiva decisión helena de someter este domingo a un referendo la última propuesta de la troika que representa a esos acreedores: el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo.

"Este no es un plan para deshacerse de Grecia, lo que quieren es deshacerse de Tsipras: extinguir la esperanza y las expectativas que nuestro gobierno de salvación nacional ha generado en una Europa que ya no puede seguir aceptando más medidas de austeridad", dijo el primer ministro en una entrevista transmitida el lunes por la televisión pública griega.cambio

Su lectura es compartida hasta por economistas de la talla de los estadounidenses Paul Krugman y Jospeh Stiglitz, ganadores del premio Nobel de Economía en 2008 y 2001, respectivamente.

Para empezar, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, ya dio a entender que un voto a favor de la propuesta de la troika conllevaría el fin de un gobierno que se ha convertido en símbolo y ejemplo para muchos partidos y movimientos de izquierda europeos.

Y el líder del partido Syriza no dudó en afirmar que eso era precisamente lo que buscaba la institucionalidad europea al insistir con un programa de ajuste que iba prácticamente en contra de todo lo prometido por su partido antes de las elecciones de enero.escribe la BBC

En cambio la VozdeGalicia se pregunta:
¿Cómo se ha llegado hasta este punto? Es la pregunta que ronda ahora en todas partes. Ni Tsipras ha querido plegarse a las demandas de la troika y de sus socios, a pesar de las concesiones que ha logrado desde el inicio de las negociaciones, ni los líderes europeos han querido reconocer la necesidad imperiosa de aliviar la deuda griega para permitir que el país vuelva  a tener perspectivas de crecimiento tras cinco años ininterrumpidos de depresión. El anuncio unilateral por parte del Gobierno griego sobre la consulta puso la guinda a un cúmulo de desencuentros y desafíos verbales. «Las circunstancias políticas y la posición del Gobierno griego no han cambiado. Sigue haciendo campaña por el no. Esperaremos al referendo», declaró ayer visiblemente irritado Dijsselbloem.

Aunque el telón se ha bajado, entre bastidores continúan las negociaciones y no se descarta un acuerdo en las próximas horas que deshaga el entuerto en el que se han metido Grecia y la Eurozona. La situación de ruptura es inédita. Nunca antes el proyecto europeo había estado tan cerca de resquebrajarse.

Supondría la destrucción de su razón de ser política

Paul Krugman, ganador del premio Nobel en 2008, hace una radiografía muy concreta de las causas reales y los mitos que se tejen alrededor de la crisis en Grecia. Teniendo en cuenta que este domingo el país va a celebrar un referéndum sobre la conveniencia de aceptar las exigencias de la Troika de reforzar, aún más, la austeridad, el experto deja las cosas claras.

"La situación en Grecia ha alcanzado lo que parece ser un punto sin retorno. Los bancos están cerrados temporalmente y el Gobierno ha impuesto controles de capital (límites al movimiento de fondos al extranjero). Parece muy probable que el Ejecutivo pronto tenga que empezar a pagar las pensiones y los salarios en papel, lo que, en la práctica, crearía una moneda paralela", resalta Krugman en un artículo publicado en The New York Times.

"Es evidente que la creación del euro fue un terrible error. Europa nunca tuvo las condiciones previas para una moneda única de éxito, y sobre todo, el tipo de unión fiscal y bancaria", señala el Nobel, pero agrega que abandonar una unión monetaria es una decisión "mucho más difícil y más aterradora" y resalta que hasta ahora las economías europeas con más problemas han dado un paso atrás cuando se encontraban "al borde del abismo".

"Debemos primero ser conscientes de que la mayoría de cosas que hemos oído sobre el despilfarro y la irresponsabilidad griega son falsas. Sí, el Gobierno griego estaba gastando más allá de sus posibilidades a finales de la década de los 2000. Pero, desde entonces ha recortado repetidamente el gasto público y ha aumentado la recaudación fiscal", resalta el economista. Además, el empleo público ha caído más de un 25% y las pensiones, que eran ciertamente demasiado generosas, se han reducido drásticamente. Todas las medidas han sido, en suma, "más que suficientes para eliminar el déficit original y convertirlo en un amplio superávit".

Pero la Troika ha rechazado la opción de mantener la austeridad en los niveles actuales. Ahora el punto clave es que los acreedores han ofrecido a Grecia un "tómalo o déjalo", una oferta indistinguible de las políticas de los últimos cinco años.

"Esta oferta está destinada a ser rechazada por el primer ministro griego, Alexis Tsipras: no puede aceptarla porque supondría la destrucción de su razón de ser política. Por tanto, su objetivo debe ser llevarle a abandonar su cargo".

"La adhesión al ultimátum de la Troika conllevaría el abandono definitivo de cualquier pretensión de independencia de Grecia. No nos dejemos engañar por aquellos que afirman que los funcionarios de la Troika son solo técnicos que explican a los griegos ignorantes lo que deben hacer. No es una cuestión de análisis; es una cuestión de poder: el poder de los acreedores para tirar del enchufe de la economía griega, que persistirá mientras la salida del euro se considere impensable".

Así, Krugman advierte que es hora de poner fin a este inimaginable. "De lo contrario Grecia se enfrentará a la austeridad infinita y a una depresión de cuyo final no se tiene ninguna pista".
/RT/The New York Times






Noticias relacionadas de Grecia

✅ Varoufakis: Tsipras es un mentiroso. Será barrido por la Historia, como se merece
✅ Un nuevo Tratado de Versalles recorre Europa
✅ Grecia puede continuar en la zona euro.
✅ El Parlamento griego aprueba las propuestas de Tsipras
✅ Ελλάδα: Alexis Tsipras y el poder que le conceden las urnas

Te puede interesar!

Se Incendia el Amazonas !
Parques de Estocolmo, ver
La geopolítica de intern


En busca de un demos metr
Inteligencia artificial:
La realidad no existe has
estocolmo_agenda

Ultimas Noticias

De interés