Estocolmo.se
Canción de amor para Estocolmo.


Estocolmo | Columna de Fischer
Publicada:2016-06-19
Por Alejandro Fischer Alquinta*

Querido Estocolmo, todos los años siento lo mismo, contarte lo que hiciste lo que haces conmigo, contarte en susurro, como un brote, mis ansias que despiertan como en pesadilla, sin dejar nada prisionero, sin dejar nada roto, olvidado...



Querido Estocolmo, todos los años siento lo mismo, contarte lo que hiciste lo que haces conmigo, contarte en susurro, como un brote, mis ansias que despiertan como en pesadilla, sin dejar nada prisionero, sin dejar nada roto, olvidado...

Quiero decirte que en ti puedo morir.
Te fui conociendo de a chiquitito; tengo escrito a vino tinto todos nuestros encuentros... No imagine nunca que fueras tan tímida y escondida...

Un alamo pituco y  burlón me canto que te reíste de mi guitarra...dijiste: "Tanta grasa y vino en una cintura tan estrecha"... tu comentario no me dolió... llego un tiempo de puentes que te callaste cuando sonaba...

Te conocí de oscuro, me conociste asustado, si no es por mi hija y mi creencia me arranco pal avión, total, una arranca más no se nota...

No me fuiste venturosa, vengo de orígenes encumbrados  de frio y nieve... tu habitante femenino me agrado, mi locura me trajo los pelos de choclo de Copiapó... pero yo amo mi aceituna oscura, mi chañar maduro, mi higo.

Siento la necesidad de darte las gracias por lo que haces por mi pueblo, pueblo mío del sur, pueblo sin fronteras...  pero no puedo, entro en celos y te abrazo, te muerdo, respiro un Abedul en gestación...

Me sorprendí besando una muralla vieja, rasguñe su piel, me comí sus sudores antiguos, sus secretos... 716 años quedaron jugando entre dientes y paladar... te amo Estocolmo...

Agradezco tu hermosura, me acongoja y me da miedo tu paciencia...sé que en tu mesa comen cientos de maceteros distintos, sé que tienes dudosa reputación, te gustaba matar y andar haciendo grupitos...

Los maceteros te han hecho bien... te han  puesto de colores, te conservas nueva...

Debajo de un puente verde, después de un beso, con patos de testigo te lo dije..."si hubieras seguido con la idea de ser un pasadizo inmoral, tendrías hijos como el cerote de una vela, servirían solamente para alumbrar infamias..."


Amada ciudad, quiero encontrar en tus vértices de piedra, de palacios, de puentes y de criaderos de camarones, de salmón, de carrozas monárquicas, tus manos que permitieron el árbol, los matorrales, los puentes de piedra y madera, de fierro,  los adoquines  y las frutillas... ellos te hicieron hermosa, ellos derramaron tierra en tus lagrimas de agua, ellos hicieron de tu cuerpo un archipiélago... ellos hicieron tu anden de troncos.

Me impresiono tu orden, tu calma, tu callado en tiempo de silencio... no sabía percibir tus dolores, tus muertes, tus crímenes, tus deseos, tu lujuria... me abrazaba a tus muros de agua que dividían tus relojes y torres... parecía judío orando en el muro de los lamentos; escuchaba los gritos de la gente, de las carretas, el cascareo de caballos, mulas, perros, hambre y peste

Me sente en la ciudad vieja,  abrí los intelectos...
Decías llorando que te dolía el hambre, el acero, el granito, la dinamita... que no entendías tanta sangre en la plaza derramada... que estabas en amargos obligados, eternos;  la historia te obligaba a mentir a esconder los genocidios a disfrazar los paredones...

Del tiempo del tomate que te amo, que te entiendo, mataste mi inocencia de cuentos, vi el escote de una princesa sus senos maduros, busque alguna bruja, algun ratón con dedal... vi solamente a un negro bonito y  largo de Somalia...

Sentí a los amos de la tierra, a los directores de fábricas...

Un verano te sorprendí riendo y te bese... te pusiste iracunda, tus labios tenían el frio del acero, de proyectiles, de aviones de guerra, de líos escondidos y secretos... te mire a través de un león de piedra, tus ojos me pedían perdón y que me callara... quede enredado en tus algas de agua... como en un acuario de malezas

Una cosa no te he dicho nunca... estuve en la cima de una de tus montañas... 1420 metros de altura, Åreskutan... estaba en la cima de uno de tus senos... mi vista caía húmeda hasta tu vientre extenso, frondoso, todo estaba contruido para mostrar tus diferencias... yo, que nací cerca de los 2000 metros me sentí pequeño...

Yo voy bajando a la tierra y tú vas subiendo al firmamento... has cambiado tanto... ya no eres el silencio majestuoso, ya no puedo besarte, abrazarte como antaño, me miran cientos y se ríen... no saben de ti, de tus velos que adornan tus secretos, no saben de tus obreros muertos, no saben que eres testigos del destripar cuerpos... y tan inocente, de castillos y reinas, princesas...

Cuando te conocí amor, andaba yo de arrancao, no sabía de tus sueños de Inca... estrujas el sol a su más mínima expresión... No me pareció extraño tu danza alrededor de un palo enflorado,tu tiempo de verano era y es diafano, es movimiento, es un beso furtivo, de ocasión... la lluvia es la amante celosa, dolida, necesaria.

Tus inviernos son de trabajo y de silencios oscuros... los domingos de antes, tus caminos de piedra no aceptaban los caminantes... te quedabas sola, me esperabas inmóvil.... yo te miraba, te besaba... mis labios se incrustaban en tus aguas de hielo...

Hoy, nada eso sucede... no existe tiempo quieto... invierno o verano es una verbena, los lugares en que te amaba se hicieron tiendas, bares, pizzerías... todo es  pilastrero...

Son miles los pedazos de piedra que componen tu archipiélago... te busco por esas grietas escondidas... por ahí donde el agua es sal... te encuentro en clavos oxidados, en troncos pulidos por el mar... te recojo y te cuelgo en una pared de yeso... Has cambiado tanto, siento que te alejas de mí... no te puedo encontrar a solas... casi nunca estás sola... en tu madeja de puentes, las parejas se ríen porque le hablo a un tusilago.

Queria decirte estas cosas, queria agradecerte mis hijos, mis nietos, mi país...queria agradecerte tus calles, tus plazas que pemitieron la palabra extraña, queria agradecer  tu pan, tu abrigo...

Queria decirte Estocolmo que te amo.

Alejandro Fischer Alquinta.

20160618




Comparte


Email Facebook Twitter Addthis Gmail Print Google Translate

Noticias relacionadas de Estocolmo

✅ TEATRO : DANSGRUPP RUTA DE LA MEMORIA
✅ Arranco por los techos.
✅ La cuestión esta dispareja.
✅ CENA BAILABLE AERCHI-SUECIA
✅ LAS ENFERMEDADES DE LA TERCERA EDAD

Anuncio google
estocolmo_agenda
Actividad
Actividad

Ultimas Noticias

Edelstam
Gallery
Gallery
Gallery
logo Nobel
logo Nobel