menu vertical
Finlandia: Derecha e Izquierda promueven la idea de un salario básico.


Europa | Economía
Publicada:2017-03-04
Por Agencias

Hoy en día, la economía finlandesa continúa luchando tras la crisis financiera, que golpeó justo cuando la estrella de Nokia, la gigante de las comunicaciones, empezaba a menguar.



Noticias Relacionadas Europa

Portugal ganó el festival Eurovisión 2017 con “Amar Pelos Dois”

La emboscada política de Marie Le Pen contra Macron

La crisis diplomática que enfrenta a dos aliados de la OTAN

Economía y sociedad digital

Las palomas armadas de Europa

Noruega prevé lanzar una estrategia de trabajo para océanos


¿El ingreso universal básico de Finlandia es una solución a la automatización, menos empleos y salarios más bajos?

Tanto la izquierda como la derecha están promoviendo la idea de un salario básico para todos, actualmente en proceso, como una solución al nuevo mundo del trabajo

Cuando recibió la carta después de Navidad diciendo que tenía derecho a un ingreso incondicional de € 560 (£ 478) al mes, Mika Ruusunen no podía creer su suerte. "Al principio pensé que era una broma. Tuve que leerlo muchas veces. Busqué cualquier evidencia que pudiera ser falsa.

Pero el padre de dos hijos no fue víctima de una estafa. Ha sido seleccionado para participar en un experimento dirigido por el gobierno finlandés, en el cual 2.000 desempleados entre 25 y 58 años recibirán una suma garantizada - un "ingreso básico" - de 560 € al mes durante dos años. Sustituye a su prestación de desempleo, pero seguirá recibiéndola si encuentran o no trabajo. El gobierno espera que alentar a los desempleados a asumir el trabajo a tiempo parcial sin preocuparse por perder sus beneficios.

Ruusunen vive en Kangasala, a media hora en autobús desde donde nos encontramos en Tampere, la segunda ciudad del país, conocida como la "Manchester de Finlandia". Al igual que su homónimo, los signos de la riqueza del siglo XIX generada por la revolución industrial son sorprendentemente visibles.

Hoy en día, la economía finlandesa continúa luchando tras la crisis financiera, que golpeó justo cuando la estrella de Nokia, la gigante de las comunicaciones, empezaba a menguar. Esto dejó a Ruusunen, que perdió su trabajo como panadero hace dos años, luchando por encontrar trabajo. Estaba desempleado cuando los participantes para el piloto de ingresos básicos fueron seleccionados al azar, pero había comenzado un aprendizaje de TI pagado en el momento en que recibió la carta.

"Para mí, es como dinero gratis encima de mis ganancias - es un bono", me dice. Pero él piensa que el ingreso básico hará una gran diferencia para otros que están desempleados, especialmente aquellos que tienen una mentalidad emprendedora. "Si alguien quiere iniciar su propio negocio, usted no obtiene beneficios de desempleo, incluso si usted no tiene ningún ingreso durante seis meses. Tienes que tener ahorros, de lo contrario no es posible. "

Juha Järvinen, otro participante en el proyecto piloto que reside en el oeste de Finlandia, está de acuerdo en que el sistema de beneficios retiene a los desempleados. Ha estado desempleado durante cinco años desde que su negocio se derrumbó. "He hecho mucho por libre - videos de la boda, haciendo páginas web - porque me ha gustado. Pero antes de un ingreso básico me metería en problemas si conseguía dinero para ese trabajo ".

El experimento de Finlandia es una variación de la idea de un ingreso básico universal: un ingreso incondicional pagado por el gobierno a todos los ciudadanos, estén o no en el trabajo. Los finlandeses han sido percibidos durante mucho tiempo como los que están a la vanguardia de la innovación social, por lo que este es un escenario adecuado para el primer experimento nacional de este tipo.

Pero la idea de la renta básica ha capturado un zeitgeist que se extiende lejos más allá de las fronteras de Escandinavia. Los entusiastas incluyen a Elon Musk de Silicon Valley, el ex secretario de Trabajo de Clinton Robert Reich, Benoît Hamon, el candidato presidencialista socialista francés y el candidato presidencial surcoreano Lee Jae-myung. El viernes, el ayuntamiento de Glasgow encargó un estudio de factibilidad para su propio piloto de ingresos básicos.

El ingreso básico es una gran idea con un pedigrí. Debe sus raíces a Thomas Paine, el radical del siglo XVIII, que en 1797 propuso pagar a todos los niños de 21 años una beca de 15 libras financiada mediante un impuesto sobre los terratenientes. Desde entonces ha capturado la imaginación de muchos filósofos, pero hasta el último par de años nunca ganó mucha tracción política más allá de las franjas.

Entonces, ¿qué explica el repentino salto que esta idea centenaria ha hecho de las franjas políticas a la corriente dominante?

¿Una idea cuyo tiempo ha llegado?

Ahora hay una banda cada vez mayor de políticos, empresarios y estrategas de políticas que argumentan que un ingreso básico podría potencialmente mantener la solución a algunos de los grandes problemas de nuestro tiempo. Algunos de estos nuevos convertidos han descendido al ingreso básico como una respuesta a nuestro fragmentado estado de bienestar. Señalan la creciente precariedad del mercado de trabajo para los trabajadores poco cualificados y poco cualificados: una creciente desigualdad salarial, un número cada vez mayor de empleos temporales y temporales, y los patrones deshonestos que se escapan sistemáticamente de las prácticas de explotación.

Esta sombría realidad colisiona con un Estado de bienestar cada vez más punitivo. Nuestro sistema de bienestar fue diseñado originalmente como un sistema contributivo de seguro de desempleo, en el cual los trabajadores se colocaban durante los buenos tiempos, y lo hacían durante períodos temporales de desempleo. Pero una gran parte del gasto en bienestar continúa apoyando permanentemente a las personas en trabajos que no pagan lo suficiente para mantener a sus familias. A medida que el principio contributivo se ha erosionado, los políticos han tratado de crear un nuevo sentido de legitimidad al cargar el sistema con sanciones que atraen a los demandantes de empleo por transgresiones menores.

Anthony Painter, director del thinktank de la RSA,

El Pato Donald (Aku Ankka):
En 1977 Finlandia "prohibió" al Pato Donald en Finlandia porque no llevaba pantalones. En realidad este pequeño cuento no es más que una leyenda urbana: la razón fue un recorte del presupuesto de las librerías, aunque la leyenda urbana se quedó en la memoria colectiva.

Saunas:
Hay dos millones de saunas para cinco millones de personas. Esta tradición es sagrada para los finlandeses y un finlandés sin Sauna no vive, sobrevive.

Bosques y lagos
Dos tercios del país están cubiertos por bosques, y los finlandeses los cuidan como a sus hijos. Además, el negocio forestal y la ingeniería forestal son partes importantes de la economía finlandesa. En cuanto a lagos, hay más de 200.000. Por algo se conoce a Finlandia como el país de los mil lagos.

Teléfonos móviles:
Finlandia fue el país que hizo la primera llamada con la tecnología GSM y durante muchísimos años Nokia lideró el panorama mundial de teléfonos móviles. Los finlandeses no se quedaron atrás y la tecnología tiene un 95% de adopción. Vale la pena recordar también que Nokia no es sólo teléfonos, y que tienen otro campeonato del mundo: el de lanzamiento de móviles.

Igualdad:

Finlandia fue el primer país europeo en dar a las mujeres el derecho al voto y a presentarse a las elecciones. Hoy en día, Finlandia está en los países de cabeza en el ranking mundial de igualdad. Una importante activista de los derechos de la mujer en Finlandia fue Minna Canth, que vivió en el siglo XIX.


Finlandia, situada en el norte de Europa, tiene una superficie de 338.420 Km2 .
Finlandia, con una población de 5.487.308 personas, se encuentra en la 115º posición de la tabla de población, compuesta por 196 países y mantiene una muy baja densidad de población, 16 habitantes por Km2.
Su capital es Helsinki y su moneda Euros.
Finlandia es la economía número 45 por volumen de PIB. Su deuda pública en 2015 fue de 133.111 millones de euros, con una deuda del 63,6% del PIB . Su deuda per cápita es de 24.258 € euros por habitante.
La última tasa de variación anual del IPC publicada en Finlandia es de enero de 2017 y fue del 0,8%.
En cuanto al Índice de Percepción de la Corrupción del sector público en Finlandia ha sido de 89 puntos, así pues, se encuentra entre los países con menos corrupción del mundo, al menos así lo creen los finlandeses.



Comparte


Email Facebook Twitter Addthis Gmail Print Google Translate

Noticias relacionadas de Europa

2017-05-14 Portugal ganó el festival Eurovisión 2017 con “Amar Pelos Dois”
2017-04-26 La emboscada política de Marie Le Pen contra Macron
2017-03-12 La crisis diplomática que enfrenta a dos aliados de la OTAN
2017-03-04 Economía y sociedad digital
2017-02-24 Las palomas armadas de Europa

10 películas de culto del cine chileno que puedes ver gratis en la Cineteca Online
Chile | Cine
Bajo el título Cineteca Online, esta sala de cine virtual alberga casi 250 títulos de cine chileno de distintas épocas y en diversos formatos. “Tenemos registros muy tempranos, desde 1903 en adel...

Ultimas Noticias

xxx
Gallery
Gallery
Gallery
logo Nobel
logo Nobel
TEATRO FUGAMAR - DILES QUE NO ME MATEN
Estocolmo | Teatro
“DILES QUE NO ME MATEN”
Una dramatización del cuento del escritor mexicano

JUAN RULFO

>>>>>>>=========================<<<<<<<

Solidaridad con...