Publicada:2017-04-13

Campaña de desprestigio en contra del papa Francisco

Vaticano | Religión
Por Agencias

Hace unos dí­as aparecieron en Roma carteles en los que se cuestiona al Papa. Además, una portada falsa del periódico del Vaticano L´Osservatore Romano, en la que se burla al pontí­fice





Hace unos dí­as aparecieron en Roma carteles en los que se cuestiona al Papa. Además, una portada falsa del periódico del Vaticano L´Osservatore Romano, en la que se burla al pontífice, le lleg por email a un grupo de cardenales. Un reportero en la Santa Sede investigó qué está sucediendo.

A inicios de este mes, en las calles de Roma aparecieron carteles en los que se cuestionaba la figura del papa Francisco.

Además, una portada falsa del periódico del Vaticano L´Osservatore Romano en la que se hací­a una burla del Pontí­fice, les llegó por correo electrónico a un grupo de cardenales.

Christopher Lamb es corresponsal en el Vaticano de The Tablet, una revista semanal que se publica en Londres y que se define como católica y progresista.

El reportero intentó dilucidar quién está detrás de esa campaa de desprestigio.

Me quedó en shock cuando los vi.

Estaba sentado en un tranví­a cerca de una monja, quien iba pocas filas delante de mí­.

El tranví­a se detuvo al lado de algunos de los carteles en los que se veí­a al papa Francisco con un rostro sombrí­o, con una expresión de severidad, casi amenazante, y debajo de su cara, habí­a una lista de quejas: ha sacado sacerdotes, ignorado las preocupaciones de los cardenales y ha "decapitado" a un antiguo grupo católico, los Caballeros de Malta.

Esto es lo contrario a lo que me esperaba encontrar en Roma. El tranví­a estaba pasando por una parte de la ciudad donde normalmente se ven imágenes del Papa sonriendo, con los brazos extendidos o haciendo gestos de aprobación.

Aquí, en Italia, el papado es la institución más parecida a una monarquí­a. Por eso, no sorprende que las autoridades de la ciudad hayan ordenado cubrir el texto que consideraron ofensivo.

Solo quedó una imagen de Francisco y un rotulo que decí­a: "Publicación ilegal".

Casi al mismo tiempo que los carteles fueron pegados en las paredes de la ciudad, a los cardenales en Roma les llegó un correo electrónico con una portada falsa del periódico del Vaticano L´Osservatore Romano.

Tení­a el tradicional eslogan del periódico de la Santa Sede y, en el medio, el escudo de armas papal.

A continuación se veí­a una lista de preguntas enviadas al Papa por un grupo de cardenales conservadores.

Y el tí­tulo del artí­culo era: "Ha respondido".

Cada pregunta tení­a la respuesta: "Sic et non!": "Sí­ y no!".

El Papa ha sido víctima de burlas en su propia casa y, lo que es más, en latí­n.

Los divorciados


Aunque el pontí­fice disfruta de una amplia popularidad entre muchos católicos, Francisco está enfrentando una agitación en el Vaticano y ha enfurecido a los creyentes del ala más tradicional de la Iglesia.

La principal fuente de tensión ha sido la sexualidad.

El Papa quiere dar la comunión a los divorciados que se han vuelto casar. Sus oponentes dicen que esa iniciativa socava las enseñanzas de la Iglesia sobre el matrimonio porque las segundas uniones son consideradas adúlteras.

Las preguntas mostradas en la página ficticia de L´Osservatore Romano se referí­an a ese tema.

En la vanguardia de la oposición del Papa está un cardenal estadounidense. Su nombre es Raymond Burke, un riguroso seguidor de las directrices del catolicismo.

En una oportunidad le dijo al exsecretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, cuando era candidato presidencial, que no podí­a recibir la comunión porque previamente habí­a expresado su apoyo al aborto.

El cardenal Burke ha dedicado gran parte de su vida a estudiar las leyes de la Iglesia y quiere asegurarse de que se implementen.

Cree que este Papa está jugando peligrosamente con la tradición cristiana de 2.000 años y ha incluso amenazado con emitir un "acto de corrección" contra Francisco.

Esa serí­a una medida muy atrevida, extremadamente inusual, que no ha sucedido en siglos.

"Claridad doctrinal"


El cardenal vive en un apartamento grande justo al lado de una ví­a que construyó Benito Mussolini, la cual lleva a la Plaza de San Pedro desde el rí­o Tiber.

Desde ese lugar, lidera su operación para promover lo que llama"claridad doctrinal".

La costumbre y la ceremonia son muy apreciadas en su entorno. Cuando lo visitó para entrevistarlo, me mostraron su sombrero rojo cardenalicio, el cual estaba dentro de una caja de cristal, como si se tratara de una reliquia sagrada.

Después me condujeron a un salón, con sillas de respaldos altos, donde esperamos por su gran entrada.

A mi lado estaba sentado su asesor de prensa, quien saludó al cardenal arrodillándose y besándole el anillo de oro que lleva en su dedo anular.

Y es que ese es el tradicional signo de respeto que se le daba a un prí­ncipe de la Iglesia.

En contraste, cuando he tenido la oportunidad de reunirme con el Papa, como periodista acreditado en el Vaticano, nos estrechamos las manos y no puedo evitar darme cuenta que se le ve ligeramente incómodo cuando la gente se arrodilla ante él.

Incomodidad


Lo que se oye en Roma es que los carteles son obra de un grupo de derecha al que no le agradan los llamados del Papa para que Europa sea más receptiva con los inmigrantes.

En ese aspecto, el cardenal Burke parece estar del otro lado de ese planteamiento: recientemente se reunió con el líder de la Liga del Norte que se opone a la inmigración.

No existe evidencia de que el religioso está detrás de los carteles o de la noticia-parodia que le llegó a los cardenales.

Existen muchos católicos conservadores que están incómodos con algunos de los cambios impulsados por el Papa Francisco.

La decisión del Pontí­fice de vivir en un casa de invitados del Vaticano, llevar su propio maletí­n y ser transportado en un Ford Focus ha hecho explotar la burbuja de la pompa papal.

Aunque algunos califican este estilo libre como "no papal". Hasta ahora el Papa ha rechazado las crí­ticas.

"No estoy tomando tranquilizantes", bromeó recientemente.

Su manera de lidiar con el estrés, explicó, es escribir los problemas y colocar las notas debajo de una figura de un San José dormido.

San José, el carpintero, es la figura a la que los católicos acuden cuando enfrentan dificultades prácticas.

"Ahora está durmiendo en un colchón de cartas", bromeó Francisco. Problemas

El problema es que el trabajo del Papa es ser la piedra de la unidad de la Iglesia.

Las alarmas se encienden cuando un papado se vuelve divisivo.

Mientras Francisco ha sido muy exitoso a la hora de llegarles a las ovejas perdidas, corre el riesgo de alienar a quienes ya están en el redil.

El Papa ha admitido que hay "grietas" que están apareciendo entre obispos y sacerdotes, las cuales, si no se arreglan, pueden convertirse en problemas más grandes.

Y podrí­an haber más provocaciones a la figura papal.


-Qué es la Orden de Malta, la organización de la época de las Cruzadas que se volvió el último quebradero de cabeza del Papa

Es catolico el papa


Comparte





Noticias relacionadas de Vaticano

✅ Emanuela Orlandi, un misterio en el Vaticano
✅ Los hombres de Dios: Son más de 300 sacerdotes depredadores
✅ La masonería, la bestia negra del papa Francisco
✅ El Papa: Un estilo comunicativo abierto y creativo, que no dé todo el protagonismo al mal.
✅ Histórica encí­clica del papa Francisco sobre el cambio climático

Te puede interesar!

Suecia: El Parl...
Candelaria, de ...
Mensaje europe...


¿El ensayo de ...
China, en camin...
La realidad no ...

Buscador



Aquí puedes buscar otros artículos de Alberico Lecchini, Marisol Aliaga, Víctor Montoya, Gutemberg Charquero, Javier Claure C. y Jorge Majfud con fecha - nombre del artículo- o bien del autor.

Anuncio google
estocolmo_agenda

Ultimas Noticias

Edelstam
Gallery
Gallery
Gallery
logo Nobel
logo Nobel

Cell styling

Highlight cell
Alert cell