Estocolmo.se
Miguel Cabrera Fernández, Paine


Chile | Actualidad
Publicada:2018-02-05
Por Agencias/Estocolmo

Y es justamente en el marco de la corrida de cerco en Vega Redonda, en donde Miguel Cabera Fernández recibe el nombre Paine. “Un grupo de mapuches simpatizantes del Mir de Vega Redonda, habían participado de la Corrida de Cerco de Mañío Manzanal […] La corrida esperada sería esta vez contra el fundo la Rinconada de “propiedad” de Fernando Schultz.





Estimadas y estimados compañeras y compañeros

Cuando el Centro Cultural Museo y Memoria y el  Comité Memoria Neltume-81 me pidieron escribir la biografía de Paine para leerla en la inauguración del Sendero de la Memoria, frente a la placa erigida en el lugar en que cayó “combatiendo consecuentemente  con sus ideas libertarias, de ver a Chile libre de la dictadura militar y el establecimiento de un gobierno democrático, popular y revolucionario”, (1*) sentí, y pensé, que este escrito debía tener un carácter colectivo. Solicité a compañeros y compañeras que formaron parte del MIR en Cautín y Malleco a finales de los 60s y principios de los 70s, que escribieran sus recuerdos de Paine, y consulté una veintena de artículos publicados en torno al proyecto Destacamento Toqui Lautaro y a la vida de Paine y  volví a leer algunos libros como “Sangre de Baguales”; “De Carranco a Carrán” y ”Guerrilla en Neltume”.  Eso explica que muchas frases y párrafos de esta biografía aparecerán entre comillas. Por supuesto, sus autores y autoras aparecen citados a pie de página.

Miguel Cabrera Fernández, Paine, hijo de don Demetrio y la Sra Blanca, nació el 28 de Septiembre de 1951 en Teodoro Smith, cuya escuela primaria le vio correr por sus patios y participar atentamente de las clases que impartía la profesora Alicia Vera Morales.  “Desde Teodoro Schmitd se fueron a vivir a la población Dreves en Temuco, más precisamente a la calle O’higgins con Santa Teresa. Un año más tarde se movieron a la calle María Luisa. En este último domicilio falleció la Sra. Blanca Fernández de Cabrera, el 6 de Marzo de 1966 a la edad de 49 años. Miguel solo tenía 15 años”. (2*)  Miguel había terminado sus estudios primarios en la Escuela Dreves y al momento de fallecer su madre era alumno del Instituto Comercial de Temuco. En 1965  había ingresado al MIR, después de militar un par de años en las Juventudes Socialistas. En 1967 es designado miembro del Comité Regional Cautín y a partir de 1970 integra el Comité Central del MIR. En 1971 se amplía el Comité Regional Cautín sumándose las provincias de Bío Bío y Malleco. Paine se hace cargo del trabajo en Malleco. En Victoria Paine conoció a “Victoria Atton Salgado, vivió con ella por tres años y tuvo una hija: Victoria Antonieta Cabrera Atton”. (3*) Paine realizó actividad política en el frente campesino en Cautín, desde 1967, y participó en las dos primeras corridas de cerco: en Mañio Manzanal, en la Comuna de Nueva Imperial en mayo de 1970 y en Vega Redonda, comuna de Lautaro en junio del mismo año.

Y es justamente en el marco de la corrida de cerco en Vega Redonda, en donde Miguel Cabera Fernández recibe el nombre Paine. “Un grupo de mapuches simpatizantes del Mir de Vega Redonda, habían participado de la Corrida de Cerco de Mañío Manzanal […] La corrida esperada sería esta vez contra el fundo la Rinconada de “propiedad” de don Fernando Schultz […] Llegamos con Paine a la zona el día 30 de Junio de 1970, por la tarde. Rosa Colicheo nos llevó a la casa de la familia Paine, que era numerosa y muy respetada en la Calle del Medio. El Lonko estaría al frente de esta acción. Él fue quien bautizó a Miguel Cabrera como “Paine”. Lo adoptó simbólicamente como su hijo. Miguel se había presentado ante la familia con el nombre de “Sergio”. Sin embargo, en la reunión del 2 de Julio en la casa de los Paine, el Lonko se puso de pie y dijo: ‘Este es mi hijo Sergio Paine quien por muchos años vivió en la ciudad y ahora que estamos en lucha de nuevo, mi hijo vuelve para ayudarnos a recuperar nuestras tierras’. (4*)” Desde ese momento empezamos a llamarlo Paine.

Paine era un súper compañero en todo sentido, muy humano y que sabía compartir sus conocimientos. Él tenía un gran cariño por sus compañeros y era. muy.entregado.

Siempre me asombró su capacidad política y estratégica pues era muy joven” (5*), señala una compañera, mientras que otro compañero dice, “Paine daba confianza, en el sentido que siempre se podía contar con él, y que nunca se iba a echar para atrás. Lo recuerdo siempre sonriendo […] me parecía muy optimista en todo lo que emprendía. En pequeñas o grandes acciones, parecía que con él todo resultaba más fácil y simple; debe haber tenido una psicología intuitiva porque sabía dirigirse afablemente a cada uno de nosotros, adaptándose bien a nuestra personalidad singular; Incluso a través de sus bromas bien dirigidas y pícaras demostraba conocernos bien. En nuestras reuniones prolongadas del Comité Regional en Temuco, añoraba el campo con la nostalgia de alguien que se hubiera ausentado meses de su familia, y hacia solo dos días que estábamos concentrados en la ciudad. Estaban presentes en él todos los personajes de las comunidades, evocando con cariño, a niños, mujeres y ancianos”. (6*)

En Marzo del 74 Paine es detenido en Santiago por miembros de la FACH y recluido en la Academia de Guerra Aérea. Meses más tarde lo trasladaron a Temuco en donde fue condenado por un consejo de guerra a 15 años de cárcel. “Recuerdo a Paine caminando siempre junto a algún compañero porque el fue muy preocupado por los demás. También recuerdo que fue uno de los organizadores del Diario Mural que teníamos en la cárcel”. (7*) “Cayó preso en la Academia de Guerra Aérea y fue trasladado a Temuco. Allí en la cárcel, distante de la vociferación organizó el partido con sigilo. Caminaba largos paseos por el patio y tomando a alguien por compañía conversaba aquilatando el lado humano de cada uno. Cuando se organizó el diario mural […] Paine escribió un artículo que apelaba a la organización de un comedor común, pero además del contenido Miguel Cabrera presentó su artículo en dos hojas de carta, escritas en letra manuscrita, con un lápiz tinta negro. Su forma sencilla de relacionarse y su distancia de las disquisiciones lo convirtieron siempre en un dirigente asequible, querido y respetado por sus compañeros.” (8*)

En 1976 haciendo uso del Decreto 504 Paine sale al exilio a Holanda en donde vivió por dos años. En 1978 el MIR inició un Plan Estratégico el que incluyó, como elementos importantes, la Política de Retorno y la instalación de proyectos guerrilleros en la Cordillera de la Costa, en la zona de Arauco, y en la cordillera de los Andes, en la zona de Neltume. A cargo de este último, “la Dirección Nacional destinó a Paine, miembro del Comité Central, originario de Temuco, con vasta experiencia de trabajo campesino y de reconocido prestigio al interior de la militancia mirista”. (9*) En 1979 formó parte de la Escuela de Instrucción Luciano Cruz, en Cuba, regresando a Chile en 1980 para hacerse cargo del Destacamento Guerrillero Toqui Lautaro.

Desde mediados de junio del 80, ya se encontraba en la montaña la primera patrulla, compuesta por tres compañeros a cargo de Pedro, para hacer un reconocimiento básico del terreno, explorar, establecer rutas, construir depósitos, es decir preparar las condiciones para la llegada del conjunto de combatientes destinados a este frente. En el libro escrito por el Comité Memoria Neltume, se señala: “Finalmente ‘Paine’ subió al monte el 13 de octubre del 80 y asumió el mando del destacamento, con lo que culmina un proceso de más de dos años de intenso esfuerzo y se da comienzo a una nueva etapa de desarrollo del proyecto de guerrilla en Panguipulli bajo la denominación de Destacamento Guerrillero Toqui Lautaro.” (10*)

La tarea del destacamento fue difícil. Tuvo dificultades para abastecerse de víveres y el clima en extremo riguroso, sobre todo en invierno, hacía más lento el trabajo de construcción de refugios. En esta tarea, el 27 de junio de 1981 Paine y sus 12 compañeros, desarmados, son sorprendidos por una unidad del ejército. “En las condiciones que se produce la retirada y el rompimiento del cerco el grupo guerrillero se divide en dos. Han quedado prácticamente sin abastecimiento ni infraestructura y durante los 42 días que permanecieron separados, las condiciones físicas de los componentes del grupo se fueron deteriorando, especialmente por el hambre y las enfermedades. La gran mayoría estaba enfermo y uno de ellos tenía los pies infectados, lo cual le produjo gangrena.” (11*) Cuando después de varias semanas en constante movimiento para eludir las fuerzas represivas, aparecen las primeras heridas en los pies de varios compañeros, sin medicinas y sin doctor, pues este formaba parte del grupo que dirigía Pedro, “Paine hace de enfermero y cuida las heridas de quienes estamos enfermos ¿Con qué? No tenemos ni una miserable aspirina. Nada de nada. Pero Paine tenía la vocación de médico, le gustaba, se interesaba, leía y se manejaba con bastante propiedad, en lo teórico, sobre el tema. De modo que haciendo uso de agua caliente, una pasta de dientes que le requisó a José para uso estratégico, algunos trapos y paciencia de abuelita, se dedicó a practicarnos curaciones y darnos ánimos de recuperación.”

(12*) “Paine era sorprendente, tan simple y tan real, demasiado humano para estos tiempos, un amigo, compañero, hermano, jefe, enfermero, toda una mezcla de firmeza con una enorme dosis de afectividad y ternura.” (13*) Cuando la gangrena ataca el pie herido de Jorge, “Paine no lo descuida y lo sigue atendiendo como la mejor enfermera; le conversa temas de larga duración, le hecha la talla, le cuenta de los adelantos tecnológicos en prótesis de extremidades; juntos comentan las posibles tareas que Jorge podría realizar… y más de una lágrima derramaron juntos.” (14*)

A principios de agosto del 81 los dos grupos se reencuentran. La alegría inicial de saber que todos están vivos,  deja paso a la preocupación por definir acciones tendientes a romper el cerco y enviar a un grupo a tomar contacto con el partido y conseguir alimento y medicinas.  A fines de agosto Paine designó a cinco combatientes para integrar una patrulla que intentara llegar al llano. Dos de ellos son detenidos en Huellahue el día 30 de agosto. A Partir de ese momento se cierra el cerco sobre nuestros compañeros y siete de ellos, Oscar, Rigo, Pablo, Jorge, Víctor, Camilo y Pedro  son asesinados por las fuerzas represoras entre el 13 y el 21 de septiembre.  Meses antes, en febrero del 81, el destacamento sufrió sus dos primeras bajas cuando “Campitos” y el Quincha” fueron detenidos por la gendarmería argentina al intentar cruzar la frontera para integrarse al proyecto.  Solo sobreviven, “Pequeco”, aislado en la montaña quien fuera asesinado el 28 de noviembre, y   Paine y dos de los miembros de su grupo,  quienes a principios de octubre, después de eludir emboscadas y evitar a las patrullas del ejército,  logran llegar hasta Neltume en donde conocen de la suerte corrida por sus compañeros.  Deciden bajar hacia Panguipulli para continuar hacia Santiago. Así el 15 de ese mes, ceca de las 10 de la noche, aquí en Choshuenco, en este mismo lugar, Paine,   “… caminaba junto a otros dos compañeros, ya habían roto el cerco lejos en kilómetros y en el tiempo, las armas largas habían quedado guardadas. Al llegar a una esquina dos carabineros se interponen y les apuntan con sus SIG. Uno se abre hacia el medio de la calle y el de la vereda los conmina a identificarse. Paine con calma y sin dejar de hablar le dice que va a sacar su carnet (que no tiene) mientras busca su pistola. La alcanza a sacar pero recibe a pocos metros una ráfaga. Cae en silencio hacia una zanja entre calle y vereda, los otros dos compañeros, desarmados, aprovechan de correr y perderse hacia los cerros.” (15*) Ambos compañeros logran llegar al llano.

No es esta la ocasión para evaluar el Plan 78 y el proyecto Destacamento Toqui Lautaro. No es este el momento ni el lugar para evaluar si fue acertado o si, por el contario,  se trató de un error  táctico, político y estratégico, que  equivocó la evaluación sobre el momento que vivían los sectores campesinos del país, particularmente los obreros del Ex Complejo Maderero Panguipulli y en general los campesinos de la zona de Neltume;  Sin embargo, citando al Comité de Memoria Neltume, diré que:  “se podrá estar de acuerdo o no con la utopía socialista que aquellos revolucionarios del MIR pretendían para su pueblo; también con los planes y métodos con que aquella organización revolucionaria pretendió derrocar a la dictadura militar […] se podrá estar o no de acuerdo con las definiciones y objetivos de aquel Plan 78, y es natural que así sea. Pero a la luz de la historia nadie puede desconocer ni dejar de rendirse ante la nobleza del esfuerzo de ese puñado de chilenos. Ellos pusieron la voluntad revolucionaria que hacía falta […] ellos demostraron un compromiso real, […] efectivo con el pueblo chileno. […] Ellos dejaron en los montes del sur un reguero de esfuerzo, de trabajo, de sacrificio, de entrega” (16*) y frente a ese grupo de revolucionarios estuvo el compañero Paine, a quien hoy rendimos homenaje, en este rincón de Choshuenco, en el mismo lugar en que cayó combatiendo el 15 de octubre de 1981.


Muchas gracias.

Alonso Azócar Avendaño

Neltume, 03 de febrero de 2018





1
Víctor Gavilán: Dedicado a Miguel Cabrera Fernández “Paine”.
En Consultado el 17 de enero de 2018.


2Ibidem

3
Víctor Gavilán: Dedicado a Miguel Cabrera Fernández “Paine”.
En Consultado el 17 de enero de 2018.


4Ibidem

5Kattie Jeison: correo electrónico del enero 2018

6Julián Bastías; correo electrónico del 26 de enero de 2018

7Julio Erices, conversación sostenida en Temuco el 25 de enero de 2018-

8Andrés: En recuerdo de Paine

9Comité de Memoria Neltume: Guerrilla en Neltume, Ediciones LOM, Santiago de Chile 2003. Pág 48

10Ibidem. Pàg. 120

11 Dedicado a Miguel Cabrera Fernandez "Paine"
Consultado el 28 de enero de 2018.

12Comité de Memoria Neltume: Guerrilla en Neltume, Ediciones LOM, Santiago de Chile 2003. Pág 194 y 195.

13Ibidem: Pág 201

14Ibidem: Pág 200 y 2001.

15
Andrés: En recuerdo de Paine

Consultado el 25 de enero de 2018

16
Comité de Memoria Neltume: Guerrilla en Neltume, Ediciones LOM, Santiago de Chile 2003. Pág 289




Comparte


Email Facebook Twitter Addthis Gmail Print Google Translate

Noticias relacionadas de Chile

✅ Estudiantes chilenos acusan represión desmedida de la policía
✅ El diputado Saffirio presentó proyecto de ley que busca eliminar privilegios judiciales de autoridad
✅ Obispos que se inclinan por el camino de la transparencia, en cambio otros se adhieren al silencio
✅ Presidente de Palestina asegura que quiere fortalecer relación con Chile
✅ Mirko Macari

Te puede interesar!



El diputado Saf...


Estudiantes chi...


Cadem: el 34% d...




¿El ensayo de ...


China compite p...


La realidad no ...

Anuncio google
estocolmo_agenda
Actividad
Actividad

Ultimas Noticias

Edelstam