Estocolmo.se






- | Agenda
Publicada:2018-02-06






Holanda, domingo 4 de febrero de 2018



Recordado 'Mota',



A través de los mensajes del grupo que se reune anualmente, he tenido conocimiento de la grave enfermedad que te afecta. Quiero decirte que fue un enorme golpe, pues - a pesar del casi nulo contacto en las últimas décadas- he tenido siempre un especial y enorme afecto por tí, como también por todos aquello(a)s compañero(a)s   que a tan temprana edad iniciaron su vida militante y revolucionaria en la zona de Cautín y a quienes conocí mayoritariamente en mi último año en la entonces sede Temuco de la Universidad de Chile.

Cuando tú y ellos se vincularon al MIR, yo ya había recorrido un trecho por el sendero político, habiendo iniciado mi actividad política en la Juventud Socialista, llegando a ser rápidamente dirigente regional y cabeza de esa corriente en la incipiente universidad. Después de la derrota electoral de 1964, comenzó en sectores jóvenes la búsqueda de un referente que fuera capaz de unir teoría y práctica revolucionarias. Así nació el MIR y luego del hallanamiento de Universidad de Concepción y detención de dirigentes de la FEC decidí que en esa organización podía canalizar mis ideales.

Mis últimos años en la U, 1969-1970, coincidió con el ingreso de nuevos estudiantes y algunos de cuales pasaron a ser parte de de MIR. A varios de ellos los alcancé a conocer en ese período, a otros después, cuando a fines de 1972 regresé a la zona, luego de haber estado casi dos años alejado realizando tareas partidarias, tanto en el GAP como en la estructura de ayudantes de la Comisión Política.

Fuiste parte de ese grupo donde estaban, entre otros, Hippie, Alonso, Kika, Monja. De muchos de Uds. desconocí sus tareas específicas, imponiéndome de ellas poteriormente en la cárcel y específicamente en el período de los Consejos de Guerra. Tú y yo, más una veintena de otros camaradas formamos parte de un proceso común, el primer proceso político al MIR.

Recuerdo de esa época, el momento en que llegaste al patio de los detenidos, luego de haber permanecido incomunicado. Pienso que para tí   fue un momento de 'alegría', tranquilidad, pues salías de la incomunicación y ya estabas reconocido como preso político. Para nosotros, era el saber que estabas a salvo.

Algunas de tus actividades posteriores en el exilio (el que vivimos juntos en Holanda), las he ido conociendo al paso de los años, mucho tiempo después. Lamentablemente, no tuve la oportunidad de conversar contigo con el fin de escuchar tu experiencia y permitirme acumular antecedentes acerca de lo que esa etapa significó realmente.

He querido hacerte saber algunos momentos vividos y con ellos deseo expresarte mi profundo dolor por lo que te acontece, junto con mi aprecio y respeto.



Te abraza,

Belto (Luis Albeto Alarcón Seguel)




Comparte


Email Facebook Twitter Addthis Gmail Print Google Translate

Noticias relacionadas de -

✅ Rusia: La inteligencia estadounidense recibe información clasificada



✅ En Chile sucede algo insólito. A casi 45 años del golpe de Estado, aún se aplica, Bando Nº15

Te puede interesar!



Incendios que s...


Multa récord d...


Cadem: el 34% d...




¿El ensayo de ...


China compite p...


La realidad no ...

Anuncio google
estocolmo_agenda
Actividad
Actividad

Ultimas Noticias

Edelstam
Gallery
Gallery
Gallery
logo Nobel
logo Nobel