Chile | DD.HH

Acto de homenaje a los 18 campesinos asesinados en Mulchén y Collipulli.


Por Agencias
Publicada:2019-10-07

Durante tres días, un destacamento de Carabineros, militares y agricultores detuvo, torturó y asesinó a 18 campesinos en la provincia del Biobío, en octubre de 1973. Nueve hermanos, de tres familias distintas, fueron obligados a luchar entre sí para salvarse.


Saludamos en primer lugar a las autoridades que siempre nos han acompañado y se han comprometido con la defensa de los DDHH.

Queridos familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos.

Compañeros sobrevivientes de la prisión política y tortura y luchadores antidictatoriales.

A todas y todos los presentes muchas gracias por acompañarnos un año más en este acto.

Amigas y amigos.

Compañeras y compañeros.

Creo que para la mayoría de los aquí presentes el mes de octubre nos despierta sentimientos encontrados. La alegre llegada de la primavera se entremezcla con recuerdos tristes y dolorosos.

Hoy se cumplen 46 años desde que una patrulla integrada por militares y civiles armados rompiera la tranquilidad de este apacible territorio y cometiera una de las masacres más terrible e irracional de todas las que se cometieron a lo largo de 17 años de dictadura.

El 5 de octubre de 1973 ha quedado marcado en la historia de esta región y de nuestro país como un día de tristeza y vergüenza. Ese día, 18 campesinos y obreros forestales de los fundos El Morro, Carmen y Maitenes y Pemehue fueron asesinados y posteriormente sus cuerpos hecho desaparecer sin que hasta la fecha sus restos mortales hayan sido encontrados ni que sus familias, expulsadas de sus hogares y lanzadas a la miseria, tengan algo de justicia y menos de una reparación justa por parte del Estado, incumpliendo la Resolución 65/209 de las Naciones Unidas referente a las desapariciones forzadas y de la cual Chile es adherente.

Un año después de estos tristes sucesos, el 5 de octubre de 1974, en la comuna de San Miguel en Santiago de Chile muere en desigual combate el Secretario General y fundador del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Miguel Enríquez, quien había liderado la resistencia anti dictatorial desde las primeras horas del golpe, significando su muerte un duro revés y una pérdida irreparable para todos los que luchábamos por recuperar la democracia. Al cumplirse 45 años de su muerte también quiero recordarlo y rendirle un sentido homenaje junto al de los 18 familiares vuestros, todos ellos igualmente víctimas de la dictadura.

También en un día como hoy, 5 de octubre, pero de 1988 el pueblo de Chile demostró, ahora de forma abierta, su rechazo a la dictadura cívico-militar de Pinochet en el referéndum que pasaría a ser conocido como “la victoria del NO”, que abriría las puertas para el retorno a la democracia.

Desde ese esperanzador referéndum han pasado 31 años y 7 gobiernos se han turnado para administrar nuestro país en esa anhelada democracia, donde el exitoso slogan “la alegría ya viene” se convirtió en un chiste de mal gusto con el cual una y otra vez la ciudadanía recuerda las promesas incumplidas, y la desafortunada frase “verdad y justicia en la medida de lo posible” fue un triste augurio de lo que le esperaba principalmente a los familiares de detenidos desaparecidos y de ejecutados políticos, a los sobrevivientes de la prisión política y tortura y a todos a quienes la dictadura dañó en sus derechos humanos.


Esta democracia chilena es, al parecer, la única en el mundo que se rige por una Constitución creada a la medida de una dictadura, en momentos en que en nuestro país no existía ni Parlamento ni libertades constitucionales básicas, en un país con toque de queda o en estado de excepción, en un país donde se asesinaba, torturaba y se hacía desaparecer personas impunemente.

Esta democracia chilena tan especial, transada entre cuatro paredes por profesionales de la política junto con el dictador, funciona plenamente no solo la constitución pinochetista, sino también un inhumano modelo neo liberal con sus AFP, ISAPRES, educación de mercado, agua y servicios básicos privados y, entre otras herencias no deseadas, un sistema represivo intacto y perfeccionado.

Es así como constatamos que el crimen político y la represión no es cosa sólo de las dictaduras y que en nuestro país estos delitos se han ido incrementando.

Las desapariciones forzadas y la impunidad de los victimarios no son delitos del pasado.

Hugo Arispe Carvajal detenido el 10 de enero de 2001 por Carabineros, fue llevado al Centro Penitenciario de Acha en Arica, pero cuatro días más tarde se perdió su rastro. 

José Huenante tenía sólo 16 años cuando fue detenido por Carabineros, el 3 de septiembre de 2005 en Puerto Montt.

Y José Vergara fue detenido el día 13 de septiembre de 2015, en la población La Tortuga de Alto Hospicio, Región de Tarapacá.

Los policías que realizaron esas detenciones han sido plenamente identificados, pero siguen trabajando y hasta el día de hoy se desconoce el paradero de las tres personas.

El año pasado durante la conmemoración del Día del Detenido Desaparecido, frente al memorial en Mulchén, denunciamos el peligro que significaba el accionar en el territorio mapuche del llamado “comando Jungla” enviado por este gobierno a la Araucanía, y apenas dos meses y medio después era asesinado por dicho comando Camilo Catrillanca confirmando nuestros temores.

Aunque la violencia del Estado en contra de la nación Mapuche viene desde muy atrás, sólo desde 1993 hasta la fecha, o sea en esta democracia, las fuerzas de ocupación en dicho territorio han causado 21 asesinatos, 803 heridos, 2.750 arrestos y la destrucción de 527 propiedades de los comuneros. Estas no son cifras actualizadas, porque todos los días ocurren agresiones en contra de los mapuche. Hoy se puede ver desde la carretera 5 Sur la que fuera la Escuela Agrícola de Ercilla, donde por cierto también estudió Camilo Catrillanca, convertida en cuartel de las FFEE de la policía militarizada, pintada de blanco y verde y con tanquetas blindadas a su alrededor como símbolo de la ocupación.

La represión en las ciudades ha causado 5 estudiantes muertos en protestas estudiantiles. Además de incontables personas, hombres y mujeres, ancianos y niños que han sido, heridos, torturados, amenazados de muerte y vejados por la violencia policial desmedida en cada manifestación popular.


Aparentes suicidios
Por si esto fuera poco han aparecido en el último tiempo una serie de dirigentes sindicales y defensores del medio ambiente aparentemente "suicidados".

Macarena Valdés, activista en contra de las hidroeléctricas, muerta en 2016, en un aparente "suicidio". Hace un par de semanas se supo que peritos forenses constataron definitivamente que su muerte había sido causada por terceras personas y que incluso Macarena había tratado infructuosamente de defenderse.

Juan Pablo Jiménez, líder sindical de la empresa AZETA, muerto por "una bala loca" cuya increíble trayectoria no ha podido ser explicada con credibilidad por ningún experto.

Alejando Castro líder de las protestas por la contaminación en Quintero y Puchuncaví, muerto en otro aparente "suicidio", también hace justo un año, el 4 de octubre del 2018 luego de ser amenazado por carabineros de Fuerzas Especiales de la séptima comisaría de Santiago.

Jorge Gutierrez da lectura a un mensaje
estocolmo

Álex Muñoz García, activo dirigente sindical de la empresa Paneles Arauco en Teno, apareció ahorcado, siendo un caso casi calcado a la muerte de Alejandro Castro en Quintero.

Walter Villarroel dirigente sindical y vicepresidente del Sindicato N° 3 de trabajadores de Codelco Chuquicamata, quien también aparentemente se habría “suicidado”.

Y no sabemos hasta cuando continuará esta ola de sospechosos “suicidios”.

Si todo esto sucede en plena democracia quiere decir que algo no está funcionando bien…, y ese algo son los resabios de la dictadura.

Resabios que se han ido fortaleciendo gracias al dinero, la corrupción, la complicidad de unos y, para peor…, la pasividad de la mayoría.

Estos factores que han permitido el fortalecimiento de una clase política transversalmente corrupta que se ha dedicado a administrar y perfeccionar el sistema neoliberal para su propio beneficio y en perjuicio de la gran mayoría de los chilenos y chilenas.

Factores que han permitido que tengamos gobernantes que mienten descaradamente y sin arrugarse ante los más altos estamentos internacionales mostrándose ante las cámaras como defensores de los Derechos Humanos o del medio ambiente, cuando en realidad lo que defienden son los millonarios negocios de sus socios, familiares o compinches.

Factores que permiten que delitos contra los Derechos Humanos y contra el medio ambiente como apropiarse de las aguas, en Chile apenas aparece en las noticias como un mera consecuencia de la sequía y no del saqueo.

En cambio las noticias de agencias internacionales lo publican como algo insólito y difícil de creer. Hace unos días una agencia publicó lo siguiente: “¿Quiere comprarse un río? Sólo en Chile se puede. Vaya y participe en el remate del río Renaico”. Les faltó decir:… y destrúyalo como quiera.

Ya han perdido la vergüenza, nada los detiene, no les importa dejar sin agua a miles de personas, destruir el medio ambiente, lugares sagrados o sitios sujetos a investigación judicial, como la Fosa donde fueron inhumados y luego exhumados los cuerpos de vuestros familiares. La codicia es más fuerte.

El acceso al agua es un Derecho Humano y es nuestro deber, como defensores de los Derechos Humanos, denunciar no sólo los crímenes contra las personas sino también los delitos contra el medio ambiente, para que no queden impunes ni en el olvido.

Amigas y amigos, compañeras y compañeros.
Retornando al recuerdo de las personas aquí asesinadas, quiero leerles la primera estrofa de una poesía que dice así:

No es la muerte quien mata las almas

Nadie muere por ser enterrado

El recuerdo y el alma no mueren

Sólo muere quien es olvidado


Cuando olvidamos a un familiar, compañero o amigo éste se muere para siempre.

Y eso, los sobrevivientes de la prisión política y tortura, junto a los familiares de los detenidos desaparecidos y ejecutados políticos, no lo debemos permitir.

¡Muchas gracias!









Los hechos ocurrido luego del golpe Civico Militar del 1973
Domingo 4 de mayo de 2008  La Nacion

La crueldad tiene nombre: Mulchén

Durante tres días, un destacamento de Carabineros, militares y agricultores detuvo, torturó y asesinó a 18 campesinos en la provincia del Biobío, en octubre de 1973. Nueve hermanos, de tres familias distintas, fueron obligados a luchar entre sí para salvarse. El horror que vivió gente inocente marcada por la venganza de sus patrones.

La patrulla salvaje
Jorge Maturana Concha aún no cumplía los 29 años. Siempre estuvo entre las notas más bajas de la Escuela de Carabineros. Partió en Ñuñoa, pero luego fue destinado a Los Ángeles y de allí a Mulchén. En octubre de 1973 tenía 28 años y seguía siendo teniente. Dos noches atrás, el mayor de la Segunda Comisaría de Mulchén, Sergio Neira (hoy fallecido), se reunió con él y con empresarios de la zona. De ese encuentro emanó un listado de personas que Maturana Concha debía detener y fusilar. Sin proceso, sin juicio, sin vergüenza.



-Juan de Dios LAUBRA BREVIS, 26 años, obrero agrícola.

-Domingo Antonio SEPULVEDA CASTILLO, 29 años, mozo de casa patronal.

-José Edmundo VIDAL AEDO, 20 años, obrero agrícola.

-Celsio Nicasio VIVANCO CARRASCO, 26 años, obrero agrícola.

-José Florencio YAÑEZ DURAN, 34 años, obrero agrícola.

-Miguel del Carmen ALBORNOZ ACUÑA, 20 años, obrero agrícola.

-Daniel Alfonso ALBORNOZ GONZALEZ, 28 años, obrero agrícola.

-Alejandro ALBORNOZ GONZALEZ, 48 años, obrero agrícola.

-José Guillermo ALBORNOZ GONZALEZ, 32 años, obrero agrícola.

-Luis Alberto GODOY SANDOVAL, 23 años, obrero agrícola.

-Manuel Florencio RUBILAR GUTIERREZ, 25 años, obrero agrícola.

-José Liborio RUBILAR GUTIERREZ, 28 años, obrero agrícola.

-José Lorenzo RUBILAR GUTIERREZ, 33 años, obrero agrícola.

-Alberto ALBORNOZ GONZALEZ, 41 años, obrero agrícola.

-Felidor Exequiel ALBORNOZ GONZALEZ,33 años, obrero agrícola.

-José Fernando GUTIERREZ ASCENCIO, 25 años, obrero agrícola.

-Jerónimo Humberto SANDOVAL MEDINA, 22 años, obrero agrícola.

-Juan de Dios ROA RIQUELME, 35 años, obrero agrícola.


Fuente: https://www.memoriaviva.com/criminales/criminales_m/maturana_concha_jorge.htm

El discurso fue leído por Jorge Gutiérrez en Malleco, octubre 2019





Noticias relacionadas de Chile

✅ La ANI que dirigió un ex director de Gendarmería, mantenia a oscuras a Piñera
✅ Presentan proyecto para que chilenos en el extranjero puedan votar por constituyentes
✅ Chilenos en el exterior: solo una norma expresa podría permitir ser ciudadanos con derecho
✅ Suecia: Detener la violencia sexualizada contra los manifestantes en Chile.
✅ Declaración Pública: Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (CONES)

Te puede interesar!

Presentan proyecto para q
Explosiones sociales
El pacto secreto entre la


La Fe secreta de Leonardo
Inteligencia artificial:
La realidad no existe has
estocolmo_agenda

Ultimas Noticias

De interés

Chile a 46 años del Golpe”  title=”Chile a 46 años del Golpe”  border=
Chile a 40 años del Golpe”  title=”Chile a 40 años del Golpe”  border=
Punto Final”  title=”PuntoFinal”  border=
Premio Nobel
Biblioteca Nacional
Memoria chilena
Cine chileno
Ñuque Mapu