Ahora se trata de poder actuar con rapidez si es necesario
Por Agencias
Publicada:2020-09-24

La pandemia avanza lenta pero seguramente en la dirección equivocada en Suecia. Ahora es importante poder actuar rápidamente si es necesario, dijo el epidemiólogo estatal Anders Tegnell en la conferencia de prensa de éste jueves.

Imag-esto
Si bien hasta ahora a Suecia le ha ido mejor durante el otoño que a muchos otros países de Europa y tiene una baja tasa de ocupación de pacientes con covid-19, en los hospitales, se ven nubes de malestar.

Según el DN, Tegnell ciertamente cree que Suecia puede evitar una segunda ola importante, en parte porque los suecos ahora están acostumbrados a mantener las restricciones, que, a diferencia de otros países, han estado vigentes todo el tiempo, y porque la capacidad de muestreo ha aumentado drásticamente.

Pero es importante poder cambiar rápidamente cuándo se ve venir.

Hace apenas una semana, se afirmó que la propagación de la infección aumenta en Suecia, el martes llegó la información de que se registraron focos en Västerbotten y también en Estocolmo, y el jueves, el primer ministro Stefan Löfven anunció en una conferencia de prensa que las decisiones sobre la flexibilización de las restricciones se habían pospuesto.

Según Anders Tegnell, una de las razones detrás de los desarrollos recientes es que ahora más personas están de regreso en los lugares de trabajo en lugar de trabajar desde casa.

- Ésta es una de las grandes diferencias con respecto a antes, dice Tegnell.

A Anders Tegnell se le preguntó en la conferencia de prensa del jueves si FHM se apegó a las evaluaciones de flexibilizar la orden de restricción en el cuidado de personas mayores y permitir más visitantes a eventos deportivos y culturales, y si es razonable cambiar de un lado a otro "cinco centavos".

- Todo se basa en el hecho de que podemos dar vuelta cinco centavo. Esta infección se comporta de una manera que significa que debemos ser capaces de dar la vuelta antes de que estalle y no tengamos el control de ella, dijo Anders Tegnell.

El 1 de octubre, Suecia levantará la prohibición de visitar las residencias de ancianos. Junto con la limitación de reunión a 50 personas, son las dos únicas estrictas reglas que ha impuesto el país más grande de Escandinavia desde el inicio de la pandemia.

La estrategia de Anders Tegnell, el epidemiólogo jefe de la agencia de sanidad sueca en el Gobierno del socialdemócrata Stefan Löfven, se distanció claramente del modelo chino de reacción ante la pandemia en el que se ha inspirado el resto de Europa: muchas recomendaciones –y algunas prohibiciones–, pero sin cerrar guarderías, escuelas, bares o restaurantes; ni muchos menos confinar a la población.

El resultado ha sido que el número de infecciones se mantiene constantemente bajo, sin curva de segunda ola, y nadie parece ver la necesidad de encender las alarmas con llamadas a nuevas restricciones tal y como en el resto de Europa. Quien lea los periódicos de Estocolmo a principios de esta semana podrá comprobarlo.

Tegnell ha rechazado desde un principio el confinamiento obligatorio lo que ha resultado que por ejemplo su vecina Dinamarca, luego de un duro confinamiento, tenga el doble de infectados que Suecia: la tasa de personas infectadas en lo que va de septiembre en el país pilotado por la primera ministra, la también socialdemócrata (A) Mette Frederiksen, fue de 48,5 por cada cien mil; en Suecia por el contrario fue de 22,2.

La actual tasa de mortalidad por Covid-19 en Dinamarca es el doble que Suecia (0,2 y 0,1 respectivamente); aunque no ha sido siempre así: las críticas contra Tagnell por su deriva marcadamente distinta estaban en gran parte justificadas por la cantidad de víctimas mortales en los primeros meses de la pandemia: los hasta ahora 5884 fallecidos por coronavirus sigue siendo, en relación con la población de Suecia, muchas veces mayor que en Dinamarca (640) o en Alemania, con algo menos de 10.000. Tegnell responde que el elevado número de muertes se debió principalmente a la inadecuada protección de los ancianos en centros asistenciales.

Pero para aquellos que viven con la enfermedad, el modelo sueco tiene lagunas.

"Creo que deberíamos haber sido más rápidos a la hora de reconocer la seria amenaza que esto representa", opina Emma Martensson. Esta mujer enfermó de COVID-19 hace seis meses y todavía sufre importante secuelas.

"Los dos principales síntomas que persisten son el pulso elevado y las dificultades respiratorias -cuenta-. Hoy es un buen día. Caminar como lo estoy haciendo no hubiera sido posible en un mal día. Tendría que parar para recuperar mi aliento".

¿La estrategia sueca es la acertada ? y, sobre todo, ¿podrán mantenerla ante un nuevo envite de la pandemia? La respuesta llegará posiblemente en las próximas semanas. Según las autoridades suecas, en los últimos siete días se han registrado en Estocolmo 305 nuevos casos, frente a los 254 de la semana anterior.








Noticias relacionadas de Suecia

✅ Ha sido tan, tan surrealista. El contraste entre la estrategia de Suecia y la de otros países
✅ El miedo se extiende en los suburbios
✅ Quiénes somos
✅ Los medios extranjeros y la estrategia sueca
✅ Astra Zeneca pausa prueba de vacuna tras caso de enfermedad

Te puede interesar!

Elecciones Bolivia 2020:
García Linera: Hubo un s
El pacto secreto entre la


Leonard Cohen y Marianne:
Inteligencia artificial:
La realidad no existe has

Ultimas Noticias

De interés

Consultas Servel Chile
Chile a 40 años del Golpe”  title=”Chile a 40 años del Golpe”  border=
Punto Final”  title=”PuntoFinal”  border=
Premio Nobel
Biblioteca Nacional
Memoria chilena
Cine chileno
Ñuque Mapu
Ñuque Mapu
estocolmo