Europa | Pandemia-COVID-19

Ve la luz el polémico contrato entre la UE y Astrazeneca


Por Agencias
Publicada:2021-01-30

El contrato firmado hace varios meses entre la UE y Astrazeneca ya es de dominio público. Llega en medio de la guerra por el relato, la transparencia, y sobre todo, por las vacunas entre el bloque comunitario y la farmacéutica.


Bruselas publica el contrato con la farmacéutica Astrazeneca en medio de la guerra abierta por las vacunas que ambos están librando. El documento de 41 páginas, muchas de ellas tachadas, no revela los precios ni las cantidades exigidas, pero sí recoge que las plantas del Reino Unido deberían usarse para la producción de dosis hacia la UE. También aparece 16 veces mencionada la referencia de la compañía a hacer sus “mejores esfuerzos” para cumplir.

El contrato firmado hace varios meses entre la UE y Astrazeneca ya es de dominio público. Llega en medio de la guerra por el relato, la transparencia, y sobre todo, por las vacunas entre el bloque comunitario y la farmacéutica. Sus 41 páginas detallan las cláusulas de costes, fechas de envío, confidencialidad y producción. Aunque en el documento público se ha tachado todo lo referido a los pagos y al calendario. Por otra parte, sí que se conoce parte de la información sobre las plantas de producción de vacunas.

El descenso de la producción de las dosis en una de las plantas situadas en la Europa continental hizo que AstraZeneca informase a la UE de que no podría entregar las dosis acordadas a tiempo. En una entrevista con varios medios europeos, el CEO de AstraZeneca, Pascal Soriot, apuntaba que el contrato con el Reino Unido se firmó “tres meses antes” que el rubricado con la Comisión Europea lo que les ponía primero en la cola de las vacunas. “En el acuerdo con la UE se menciona que las plantas británicas pueden ser una opción para Europa, pero más tarde”, insistia Soriot.

AstraZeneca admite la necesidad de un estudio adicional para su vacuna contra el COVID-19.
Pero también aparece reflejado en el apartado 5.4 del contrato que "AstraZeneca hará sus mejores esfuerzos razonables para fabricar la vacuna en los sitios de fabricación ubicados dentro de la UE (que, a los efectos únicamente de esta sección, incluirá el Reino Unido)”. Este ha sido uno de los grandes choques con la farmacéutica y se anticipa como el primer gran encontronazo de la era post-Brexit. Fuentes comunitarias defienden que las plantas situadas en el Reino Unido “no son plantas opcionales” sino que son “parte del plan de suministro de dosis, sea lo que sea que se haya escuchado en la prensa”.

Tras las acusaciones de Bruselas de que no estaban cumpliendo las partes del contrato, la firma sueco-británica se escudó señalando que lo firmado hace referencia a que Astrazeneca “utilizará sus mejores esfuerzos razonables” para producir y distribuir la vacuna en la UE. De hecho esta fórmula aparece hasta en quince ocasiones en el documento. Un "wording" criticado por ser muy poco preciso y sujeto a diferentes interpretaciones.

En la capital comunitaria defienden que la falta de concreción se debe a que "el contexto es muy impredecible". "Ante un juez habría mucho que argumentar al respecto. Nosotros diríamos que Astrazeneca no ha hecho lo suficiente y ellos lo contrario. Hay elementos que correspondería analizar a los jueces. Es muy pronto para emitir un juicio sobre los hechos", afirman fuentes comunitarias, que añaden que "un contexto sin precedentes es muy obvio que debe existir flexibilidad". Para Bruselas es indiscutible que la compañía tiene obligaciones contractuales, pero la gran pregunta es qué signfica exactamente comprometerse a hacer "todo lo que pueda".

El Reino Unido ha vacunado al 7% de su población, una cifra que en la UE apenas llega al 2%. Bruselas teme que la compañía esté beneficiando a otros países que sí han recibido vacunas producidas por la UE. Y las críticas se ciernen sobre la estrategia europea de vacunación por la lentitud de aprobación de la EMA o la línea negociadora. La UE firmó el contrato con Astrazeneca tres meses después que el Reino Unido. Por el otro lado, la Comisión negociaba en nombre de 27 Estados miembro, lo que es mucho más complicado que hacerlo de forma individual.

AstraZeneca pide ocultar el 95% del redactado
Fuentes comunitarias explican que el 95% del redactado ha sido una demanda de AstraZeneca que Bruselas ha aceptado al “no querer prolongar las discusiones” y priorizar una rápida publicación del contrato.  El Ejecutivo comunitario solo ha pedido ocultar el punto 1.52 y el “parágrafo final del 17.2”, los dos por hacer referencia a “negociaciones en curso”. Las exigencias de la empresa podrían querer evitar que otros países que podrían estar pagando más –como Israel- conozcan estos precios. .

“Hemos dicho desde el principio que estamos a favor de la máxima transparencia”, ha asegurado el portavoz de la Comisión Europea, Eric Mamer. “Es legítimo para una compañía que algunos elementos sean confidenciales”, ha defendido Mamer al ser preguntado en la rueda de prensa diaria si el redactado sobre el precio de las vacunas había sido una demanda de AstraZeneca.

A los Veintisiete les da igual dónde se produzcan las vacunas, pero quieren que lleguen lo antes posible porque se están quedando atrás en la campaña de vacunación. Bruselas ambiciona que el 80% de su población de más de 80 años esté vacunada en marzo y quiere que el 70% de los adultos europeos lo estén en verano, pero parecen cifras cada vez más inalcanzables. Europa suma día tras día récord diarios de casos, las nuevas variantes están aumentando los contagios y las demoras en la recepción de las dosis están convirtiendo lo que debería ser un alivio en un verdadero dolor de cabeza.

La UE, de momento, se blinda y pondrá en marcha este viernes una regulación que permite vetar la exportación de vacunas que se producen en la UE. Aunque sigue descartando emplear la vía judicial ante las consideraciones de que la compañía ha roto las cláusulas del contrato. “Ir a la Justicia por romper el contrato no traerá las vacunas, que es la prioridad absoluta. No estamos ahí”, han insistido fuentes comunitarias.

Fuente:por María G. Zornoza/ Aïda Sánchez/aquieuropa.com














Noticias relacionadas de Europa

  ¡Vete a la mierda!

  Pasaporte COVID: para viajar por Europa este segundo verano de pandemia

  Microalgas como alternativa para completar nuestra cadena alimentaria


Te puede interesar!

Pasaporte COVID: para via
Chile busca reactivar ser
Comando judías y judíos


10 estrellas de cine suec
Cómo fue que suecos y no
La realidad no existe has
estocolmo



Ultimas Noticias

De interés

Consultas Servel Chile
Chile a 40 años del Golpe”  title=”Chile a 40 años del Golpe”  border=
Punto Final”  title=”PuntoFinal”  border=
Premio Nobel
Biblioteca Nacional
Memoria chilena
Cine chileno
Ñuque Mapu
Ñuque Mapu
estocolmo